viernes, 19 de febrero de 2010

los abonos quimicos

Los abonos químicos (inorgánicos) con frecuencia son acusados de todo desde el "envenenamiento" del suelo hasta la producción de comestibles menos sabrosos y menos alimenticios. Debería el extensionista pedir que los agricultores clientes olviden los abonos químicos y usen sólo los orgánicos (el estiércol, la cobertura orgánica)? El "método orgánico" es básicamente muy sano, porque la materia orgánica (en la forma de humus o mantillo) puede añadir los nutrimentos al suelo y mejorar la condición física del suelo (el surco, la retención de agua) y la capacidad de rentención de nutrimentos. Desafortunadamente, hay unas alegaciones engañosas de ambos lados de la cuestión que causan mucha contusión.

Los abonos químicos suplen sólo alimentos y no tienen ningunos efectos beneficiosos en la condición física del suelo. Los abonos orgánicos hacen ambas cosas. No obstante, el estiércol y la cobertura de materia vegetal son abonos de fuerzas-bajas; 100 kg del abono químico 10-5-10 contiene la misma cantidad de N-P-K que 2000 kg del estiércol corriente. Los abonos orgánicos tienen que ser aplicados a tasas muy altas (como 20,000-40,000 kg/ha por año) para compensar por el contenido bajo de nutrimentos y para suplir suficiente humus para mejorar la condición física del suelo.

Hay evidencia irresistible mostrando que los abonos químicos y los orgánicos funcionan mejor Juntos. Un estudio de la Estación de Experimentos Agrónomos (Maryland Agricultural Experiment Station, E.E.U.U.) mostró un aumento en rendimientos del 20-33 por ciento cuando los abonos químicos y la materia orgánica se aplicaron Juntos, en comparación a la aplicación doble de cada uno sólo.

La mayoría de los pequeños agricultores no tienen acceso a suficiente estiércol u otra materia orgánica para cubrir adecuadamente más que una porción pequeña de su terreno. Cuando los abastecimientos son limitados, no se deben aplicar muy esparciadamente, y con frecuencia son más efectivos sobre cultivos de alto valor (como los vegetales) cultivados intensivamente en campos pequeños.


Los abonos químicos


Los abonos químicos (también llamados "comerciales o inorgánicos") contienen una concentración mucho más alta de nutrimentos que el estiércol o las coberturas vegetales del suelo, pero no tienen las capacidades de mejoramiento del suelo de éstos.

Pocos agricultores tienen suficiente abono orgánico para cubrir adecuadamente más de una porción pequeña de sus terrenos, y por eso los abonos químicos frecuentemente son un ingrediente clave para el mejoramiento rápido de los rendimientos. A pesar de su costo constantemente en aumento, todavía producen ganancias si se usan correctamente.

Los Tipos de Abonos Químicos

Para la aplicación al suelo, la forma más frecuentemente usada son los granulados. Por lo general contienen uno o más de los "Tres Mayores Nutrimentos" (N, P, K), cantidades variables del azufre y del calcio (como portadores), y muy pequeñas o ningunas cantidades de los micro-nutrimentos.

Los abonos pueden ser mezclas mecánicas simples de dos o más abonos o una combinación química con cada gránulo idéntico en su contenido de nutrimentos.

Como Interpretar una Etiqueta de Abonos

Todos los abonos químicos comerciales respetables llevan una etiqueta indicando el contenido en nutrimentos, no sólo de N-P-K, sino también de las cantidades significantes del azufre, el magnesio, y los micro-nutrimentos.

El Sistema de Tres Números: Este indica el contenido de N-P-K en esa órden, usualmente en la forma de N, P2O5, y K2O. Los números siempre se refieren al porcentaje. Un abono de 12-24-12 contiene 12 por ciento de N, 24 por ciento de P2O5, 12 por ciento de K2O que es igual a 12 kg N, 24 kg P2O5, y 12 kg K2O por cada 100 kg. Un abono de 0-21-1 no contiene nitrógeno ni potasio, pero contiene 21 por ciento de P2O5. Aquí hay algunos ejemplos adicionales:

• 300 kg 16-20-0 contiene 48 kg N, 60 kg P2O5, 0 kg K2O
• 250 kg 12-18-6 contiene 30 kg N, 45 kg P2O5, 0 kg K2O.

La Tasa del Abono

La tasa del abono se refiere a las proporciones relativas de N, P2O5, y K2O. Un abono de 12-24-12 tiene una tasa de 1:2:1 igualmente que uno de 6-12-6; se necesitarían 200 kg de 6-12-6 para suplir la misma cantidad de N-P-K de 100 kg de 12-24-12. Ambos los 15-15-15 y los 10-10-10 tienen una tasa o una relación de 1:1:1.

El N, P2O5, K2O contra el N, P, K: Note que el contenido de N de un abono se expresa como N, pero que los contenidos de P y K usualmente se expresan como P2O5 y K2O. Este sistema originó con los primeros abonos químicos del siglo 19 y todavía es usado por la mayoría de los países, aunque algunos han cambiado al sistema de N-P-K. Una recomendación de abonos dado en términos de "P actual" y "K actual" refiere al nuevo sistema; observe la etiqueta del abono para ver si el contenido de nutrimentos está expresado como N-P2O5-K2O o como N-P-K. Las siguientes formulas muestran la manera de conversión entre los dos sistemas:

P X 2.3 = P2O5
P2O5 X 0.44 = P
K X 1.2 = K2O
K2O X 0.83 = K
Por ejemplo, un abono con una etiqueta de 14-14-14 N-P2O5-K2O estaría descrito como 14-6.2-11.6 a base de N-P-K. Igualmente, si la recomendación de abonos pide la aplicación de 20 kg de "P actual" por hectárea, se necesitaría 46 kg (es decir 20 2.3) de P2O5 para suplir esta cantidad El Cuadro 6 muestra el contenido en nutrimentos de los abonos comunes. (Refiérese a las páginas 74-78 del manual Soil, Crops, and Fertilizer del Cuerpo de Paz, La Oficina Para la Colección y el Intercambio de Información.)

Las pautas básicas para la aplicación de los abonos químicos


El Nitrógeno

Para abonar el maíz, el sorgo, y el mijo, entre un tercio y una mitad del total de N se debería aplicar durante la siembra. La primera aplicación normalmente será en forma de un abono de N-P o de N-P-K. El resto del N se debe aplicar en una o dos aplicaciones laterales (el abono es aplicado a lado de la hilera mientras el cultivo está creciendo) más tarde en la estación de crecimiento cuando el uso de N por la planta ha aumentado. Un abono de sólo N como la urea (45-46 por ciento de N), sulfato amónico (20-21 por ciento N), o nitrato amónico (33-34 por ciento de N) se recomienda para las aplicaciones laterales. Cuando se va a hacer una aplicación lateral, es mejor hacerla cuando los cultivos están de dos pies de altura o al alto de la rodilla (25-35 días después de la emergencia de la planta en las áreas calientes). En suelos muy arenosos o bajo lluvias espesas, se pueden necesitar dos aplicaciones laterales y los tiempos apropiados son a dos pies de altura y a la etapa de la floración.

Donde Colocar el Abano de Nitrógeno en forma N-P o N-P-K: Vea la sección sobre el fósforo que sigue.

Donde Colocar el Nitrógeno Como Una Aplicación Lateral: No es necesario colocar un abono de nitrógeno slo a tanta profundidad como el P y el K, porque la lluvia cuela el N hacia abajo a la zona de las raíces. Trabájelo a 1.0-2.0 cm para que no sea perdido con el desagüe. La urea siempre se debe introducir dentro del suelo para evitar la pérdida de N en la forma del gas amoníaco. (Lo mismo ocurre con todos los abonos de N amoníacos cuando el valor pH del suelo es más de 7.0) El mejor tiempo para hacer las aplicaciones laterales es antes de quitar las hierbas malas (la cultivación) - el escardadera o la azada lo pueden invertir dentro del suelo un poco.

El nitrógeno se puede colocar en una banda continua a lado de la hilera del cultivo a 20 cm o más de las plantas. Los cultivos con un sistema de raíces regadas como el maíz, el sorgo, y el mijo pueden recibir aplicaciones laterales en el centro entre las hileras sin perder el efecto. No hay necesidad de regar el N para distribuirlo mejor, porque se riega mientras se cuela por el suelo. Evite derramar el abono sobre las hojas del cultivo puesto que las puede quemar. (La quemadura por abano ocurre cuando demasiado abono se deposita muy cerca a las semillas o a las plantas semilleros, causando que se pongan pardas y pierdan la habilidad de absorber agua.) Si falta tiempo, se puede hacer la aplicación lateral en cada otra hilera con doble la cantidad de una sola hilera.

Cuadro 6

LA COMPOSICION DE LOS ABONOS COMUNES

FUENTES DEL NITROGENO
N %
P2O5 %
K2O %
S %
Amoníaco Anhídrico (NH3)
82%
0
0
0
Nitrato Amónico
33%
0
0
0
Nitrato Amónico con Cal
20.5%
0
0
0
Sulfato Amoníaco
20-21%
0
0
23-24%
Sulfato de Fosfato-Amónico (2 tipos)
16%
20%
0
9-15%

13%
39% 0
7%

Fosfato mono-amoniaco (2 tipos)
11%
48%
0
3-4%

12%
61% 0
0

Fosfato Di-amoniaco (3 tipos)
16%
48%
0
0

18%
46%
0
0

21%
53%
0
0
Nitrato de Calcio
15.5%
0
0
0
Nitrato de Sodio
16%
0
0
0
Nitrato Potásico
13%
0
46%
0
Urea
45-46%
0
0
0
FUENTES DEL FOSFORO




Superfosfato sólo
0
16-22%
0
8-12%
Superfosfato triple
0
42-47%
0
1-3%
Fosfatos mono-Amoniacos y di-Amoniacos (Vea bajo N)




Sulfato de fosfato amónico (vea bajo N)




FUENTES DEL POTASIO




Clorulo de Potasio (Potasa clorhídrica)
0
0
62%
0
Sulfato potásico
0
0
50-53%
18%
Nitrato potásico
13%
0
44%
0
Sulfato de potasio magnésico (11% Mg, 18% MgO)
0
0
21-22%
18%
NOTA: P2O5 X 0.44 = P;
K2O X 0.83 = K;
S X 3.0 = SO4

El Fósforo

El fósforo es casi inmovible en el suelo. Esto quiere decir que los abonos que contienen P se deben colocar por lo menos a 7.510 cm de profundidad para asegurar que pueda subir por las raíces. Las raíces de la mayoría de los cultivos no son muy activas cerca de la superficie del suelo (sólo si se usa alguna cobertura) porque el suelo se seca tan rápidamente. Por estas razones, todo el abono de P se debe aplicar a la hora de la siembra:

• Las plantas semilleros necesitan concentraciones altas de P en los tejidos para el crecimiento y el desarrollo iniciales de las raíces.

• El fósforo no es lixiviable, así que no es necesario hacer aplicaciones laterales adicionales.

• Para ser efectivo como una aplicación lateral el P también necesitaría ser colocado profundamente (con la excepción de los suelos con una cobertura espesa), y ésto podría dañar las raíces.

NOTA: Muchos agricultores pierden el dinero con la aplicación lateral de abonos de N-P, N-P-K o P después de ya haber aplicado el P durante la sembradura. Otros no aplican el P hasta que el cultivo ya tiene varias semanas de crecimiento. En ambos casos, los rendimientos sufren.

Como Disminuir la Separación del Fósforo

Sólo el 5-20 por ciento del abono de P que el agricultor aplica verdaderamente es disponible al cultivo. El método de aplicación tiene una gran influencia sobre la cantidad de separación que ocurre.

Por lo general, los agricultores no deben esparcir los abanos que contienen P, aún cuando los aran o los azadonan dentro del suelo. El esparcir del abono aumenta a lo máximo la separación del P porque lo riega muy ligeramente y expone cada gránulo al contacto completo con el suelo. La esparción regada da una mejor distribución del P por el suelo, pero se necesitan grandes cantidades para evitar la separación, y pocos agricultores pueden hacer el gasto. De hecho, se necesita entre dos y diez veces la cantidad de P esparcida para producir el mismo efecto de una cantidad colocada localmente. Los agricultores deben usar unos de los métodos de colocación localizada que están descritos en lo siguiente. La colocación del abono en una área pequeña le permite evitar la capacidad de separación del suelo.

El añadido de grandes cantidades de materia orgánica al suelo ayuda a aminorar la separación de P, pero frecuentemente no es practicable en los campos grandes. El valor pH del suelo se debe mantener dentro de la variación 5.57.0 si es posible. Los suelos muy ácidos tienen una capacidad especialmente alta de separación del P. Cuando el P es aplicado como un abono N-P o N-P-K, el N ayuda a aumentar el uso del P por las raíces.

La Colocación de los Abonos de P:

El Método de la Banda Continua: Este es el mejor método para los cultivos de referencia y es especialmente bien adaptado a la sembradura en surcos de poco espaciamiento. La colocación óptima de la banda es 5.0-6.0 cm al lado de la hilera de semillas y 5.0-7.5 cm debajo del nivel de las semillas. Una banda o tira por hilera es suficiente.

Como formar la banda: El agricultor tiene dos opciones:

a. Los aplicadores de bandas de abonos se pueden comprar para la mayoría de los modelos de sembradores llevados por tractor y para algunos de los sembradores de tracción animal. También hay en el mercado aplicadores de banda manuales. El programa de los sistemas agrícolas del Instituto Internacional para la Agricultura Tropical (IIAT) ha disonado un modelo de aplicador de abonos en bandas manual que se puede construir en cualquier taller pequeño que tenga las capacidades de soldar y cortar metal. No obstante, no está claro por medio del plan del diseño si el modelo IIAT verdaderamente coloca el abono bajo el nivel del suelo.

b. Los métodos de arar o azadonar

• El agricultor puede hacer un surco de 7.5-15 cm de profundidad con un arado y una asada de madera, luego aplicar el abono a mano en el hueco y volver a tirar la tierra dentro del surco para llenarlo al nivel de la siembra. Esto produce una tira de abono que corre debajo de las semillas y hacia el lado. Mientras haya 5.0-7.5 cm de suelo separando el abono de las semillas, hay poco peligro de la quemadura.

• Un método menos satisfactorio es el de hacer un surco al nivel de la siembra y colocar ambos el abono y las semillas adentro (el surco tiene que ser suficientemente ancho para poder esparcir y diluir un poco el abono). Este método sirve para el maíz con tasas bajas o medianas de N y K (no más que 200-250 kg/ha de 16-20-0 o 14-14-14; no más que 100-125 kg/ha de 18-46-0 o 16-48-0). Las tasas más altas pueden causar la quemadura por el abono. Los frijoles y el sorgo nao más sensibles a la quemadura por abono que el maíz.

El Método Semi-Círculo: Este tiene buenos resultados cuando las semillas se siembran en grupos ("tía sembradura en colinas") espaciadas relativamente lejos en suelos no labrados donde las bandas serían imprácticas. El abono se coloca en un semi-círculo hecho con un machete, una azada, o una trulla como a 7.5-10 cm de distancia de cada grupo de semillas y a 7.5-10 cm de profundidad. Esto lleva mucho tiempo, pero da una mejor distribución del abono que el método en huecos.

El método en huecos: Este método es el menos eficaz de los tres, pero es mucho mejor que no usar el abono. Puede ser el único método practicable para los terrenos que se han sembrado en colinas sin labranza anterior. El abono se coloca en un hueco de 10-15 cm de profundidad y espaciado a 7.5-10 cm de cada grupo de semillas.

El Potasio

El potasio experimenta pérdidas por la lixiviación la media parte de las pérdidas del N y el P. Igual al P, toda la K usualmente se puede aplicar a la hora de la sembradura, frecuentemente como parte del abono N-P-K. En donde las pérdidas por la lixiviación probablemente sean grandes (en los suelos muy arenosos o con muchas lluvias), a veces se recomiendan las aplicaciones de K divididas

En contraste al N y al P, como dos tercios del K que las plantas extraen del suelo termina en las hojas y los tallos en vez de en el grano. El invertir los residuos del cultivo al suelo es una buena forma de recircular el K. La quemadura de los residuos no destruye el potasio (K), pero resulta en la pérdida de la materia orgánica, el N, y el azufre.

Algunos Consejos Especiales Para los Suelos Regados por Canales

Cuando se usan los métodos de banda, semi-círculo, o hueco en suelos regados por canales ( los suelos regados con un canal entre cada hilera o semillero) el agricultor tiene que asegurarse de colocar el abono bajo el nivel a que sube el agua en el canal. La colocación bajo este nivel de "aguas altas" permite que los nutrimentos solubles como el nitrato y el sulfato se cuelen a lo lateral y hacia abajo hasta las raíces. Si es colocado arriba del nivel del agua, el efecto capilar (hacia arriba) del agua llevará estos nutrimentos a la superficie del suelo donde no se pueden usar. El efecto capilar es el mismo proceso que permite que la nafta suba la mecha de la lámpara.)

La determinación de la cantidad de abono que se necesita usar


El cuadro siguiente se puede usar para determinar la cantidad de abono que se debe aplicar por el largo de la hilera (si se usa el método de semi-círculo o hueco). (La fórmula que se encuentra en el manual Soil, Crops and Fertilizer Use del Cuerpo de Paz/Oficina Para la Colección y el Intercambio de Información también se puede usar para determinar esta cantidad.)

NOTA: En vez de decirles a los agricultores que apliquen tantos gramos o onzas por el largo de la hilera o por cada colina, convierta el peso de la dosis en un dosis en volumen usando un envase común como una lata de tuna o de Jugo, la tapa de un frasco o de una botella.

Los abonos varían en densidad, y por eso hay que determinar la relación peso/volumen de cada tipo usando una pesa exacta.

Cuadro 7

El Cálculo de la Cantidad de Abono Necesaria por Cada Metro de Hilera o por Cada "Colina"

I. Por Cada Metro de la Hilera (Para las aplicaciones en banda):

LA CANTIDAD DE ABONO REQUERIDO POR HECTARE

Hilera
100 kg
200 kg
300 kg
400 kg
500 kg
600 kg
Ancho
GRAMOS DE APLICACION POR METRO DE HILERA
50 cm
5
10
15
20
25
30
60 cm
6
12
18
24
30
36
70 cm
7
14
21
28
35
42
80 cm
8
16
24
32
40
48
90 cm
9
18
27
36
45
54
100 cm
10
20
30
40
50
60
II. Por Colina (Para las aplicaciones en semi-círculo o en huecos): En este caso, la cantidad depende del espaciamiento de las hileras y las distancia entre las colinas en la hilera. El cuadro que sigue muestra cuantos gramos de abono se necesitan por cada colina para igualar una tasa de 100 kg/ha. Para saber cuanto se necesita para una tasa de 250 kg/ha, tendría que multiplicar las cifras del cuadro por 2.5.

LA DISTANCIA ENTRE LAS COLINAS

Hilera
30 cm
40 cm
50 cm
60 cm
70 cm
80 cm
90 cm
100 cm
Ancho
GRAMOS DE ABONO REQUERIDOS POR COLINA PARA IGUALAR 100 KG/HA
50 cm
1.5
2.0
2.5
3.0
3.5
4.0
4.5
5.0
60 cm
1.8
2.4
3.0
3.6
4.2
4.8
5.4
6.0
70 cm
2.1
2.8
3.5
4.2
4.9
5.6
6.3
7.0
80 cm
2.4
3.2
4.0
4.8
5.6
6.4
7.2
8.0
90 cm
2.7
3.6
4.5
5.4
6.3
7.2
8.1
9.0
100 cm
3.0
4.0
5.0
6.0
7.0
8.0
9.0
10.0
Los Abonos Foliares

Las aplicaciones foliares están mejor adaptadas para los micro-nutritivos: Los abonos solubles en polvos o líquidos se venden en algunas áreas para mezclar con agua y rociar sobre las hojas. Algunos abonos granulares como el urea, el nitrato amónico, y el fosfato di-amónico también son suficientemente solubles para este fin. Sin embargo, para evitar la "quemadura" sólo cantidades pequeñas de abono se pueden pulverizar sobre las hojas en cada aplicación - ésto quiere decir que las aplicaciones foliares son más adaptadas para los micro-nutrimentos que se necesitan sólo en pequeñas cantidades. Las aplicaciones foliares son especialmente útiles para la aplicación del hierro, que se separa y se hace inasequible cuando es aplicado al suelo. Aunque loo abonos de aplicación foliar trabajan rápidamente (dentro de uno a tres días) tienen mucho menos valor residuo que las aplicaciones terrestres.

Hay propagandas que dicen que los abonos foliares N-P-K producen aumentos grandes en rendimientos.

• Numerosos ensayos han mostrado que los abonos foliares N-P-K causan que las hadas se pongan muy verdes pero los incrementos grandes en aumentos no son probables mientras hay suficiente aplicación de N-P-K al suelo. Un ensayo del Centro Internacional para la Agricultura Tropical (CIAT) en 1976 en Colombia si obtuvo un aumento de rendimientos de 225 kg/ha de frijoles pulverizándolos tres veces con una solución de 2.4 por ciento (por peso) de fosfato-mono-amoníaco (11-48-0) aunque 150 kg/ha de P2O5 había sido aplicado al suelo. (El rocío contribuyó sólo 10 kg/ha de P2O5.) Pero con todo, el suelo tenía una capacidad muy alta de separación del P.

Los abonos foliares en forma de polvo soluble y liquido son mucho más caros por unidad de nutritivo en comparación a los abonos granulares ordinarios.

Se necesitan numerosas aplicaciones para suplir una cantidad significante de N-P-K por medio de las hojas sin riesgo de quemadura.

Algunos de los abonos foliares N-P-K tienen micronutrimentos incluidos pero las cantidades son demasiado pequeñas para prevenir o curar las deficiencias.

Como Evitar la "Quemadura" por Abonos

La "quemadura" o "quema" por abonos ocurre cuando demasiado abono es colocado muy cerca a las semillas o a las plantas semilleros. Es causada por concentraciones altas de sales solubles alrededor de la semilla o las raíces, las cuales previenen que las raíces absorban el agua. Las semillas pueden germinar inadecuadamente desde el punto hacia abajo, las hojas de la planta semillero se ponen pardas, y las plantas pueden morir.

Pautas para Prevenir la Quemadura por Abanos

• Los abonos de N y K tienen mucha más capacidad de "quemadura" que los de P. Los superfosfatos solos y triples son muy seguros. El nitrato sódico y el nitrato potásico tienen la potencialidad más alta de quemadura por unidad de nutrimento, seguidos por el sulfato amoniaco, el nitrato amónico, el fosfato mono-amoniaco (11-48-0), y el clorato potásico. El fosfato-di-amoníac ( 16-48-o, 18-46-0) y el urea pueden dañar las semillas y las plantas semilleros cuando producen el gas amoniaco libre. A medida que sube la tasa de N y K a P en un abono N-P-K, hay más probabilidad de quemadura causada por la colocación incorrecta.

• Cuando está usando abanos que contienen N, no los coloque más cerca de 5 cm al lado de la hilera de semillas cuando está aplicando la banda, y a 7.5 cm cuando se aplica con los métodos de semi-círculo o de hueco (vea las excepciones que se detallan en la sección sobre los métodos de colocación de la banda). Hay poco peligro de la quema cuando se hacen aplicaciones laterales a los cultivos con N, pero evite dejar caer los gránulos sobre las hojas.

• La quemadura por abonos ocurre con más frecuencia en los suelos arenosos que en los arcillosos, y bajo condiciones de poca humedad. Una lluvia grande o el regado ayuda a llevar las sales dañinas si ocurre una quemadura.

Las tasas de abonos recomendadas para los cultivos de referencia


La tasa del uso de abonos más lucrativa para el pequeño agricultor depende de su capacidad del manejo, el capital, los factores limitantes, el nivel de fertilidad del suelo, el tipo de cultivo, el precio esperado, y el costo del abono. Los pequeños agricultores generalmente deben buscar el rendimiento máximo de la inversión. Esto indica el uso de tasas bajas y moderadas de abonos, porque la reacción de los rendimientos de los cultivos es una reacción de rendimientos decrecientes.

Puesto que la eficiencia de la reacción al abono se reduce a medida que se aumentan las tasas, el pequeño agricultor con capital limitado disfrutaría más con la aplicación de tasas bajas o medianas de abonos. El o ella termina con un rendimiento sobre la inversión más alto, puede abonar más terrenos, y le sobra dinero para invertir en otras prácticas complementarlas de mejoramiento de rendimientos.

A medida que la situación de capital del agricultor mejora, puede Justificar el uso de tasas más altas de abonos, mientras no sacrifique sus inversiones en otras prácticas mejoradas. Otro factor que se debe considerar es que el abono puede reducir el terreno y la mano de obra que se necesita para producir el cultivo, así aminorando los costos y permitiendo mas diversidad de producción.

Algunas Guías Generales Para las Tasas Bajas, Medianas y Altas de N-P-K

Tomando en cuenta los muchos factores que determinan las tasas óptimas de abonos, el Cuadro 8 provee una gula general a las tasas BAJAS, MEDIANAS, y ALTAS de los "Tres Mayores Nutrimentos" para los cultivos de referencia basado sobre las condiciones del pequeño agricultor y usando la colocación localizada de P. Las tasas "altas" mostradas aquí serían consideradas sólo bajas o medianas por la mayoría de los agricultores en Europa y los E.E.U.U. donde las aplicaciones de 200 kg/ha de N no son raras para el maíz y el sorgo regado.

Cuadro 8: Guías generales para las tasas bajas, medianas? y altas de N-P-K


BAJO (Libras/acre o kg/hectárea)
MEDIANO (Libras/acre o kg/hectárea)
ALTO (Libras/acre kg/ha)
N2
35-55
60-90
100+
P2O5
25-35
40-60
70+
K2O
30-40
50-70
80+
Hay varias condiciones importantes para el Cuadro 8:

• USTED TIENE QUE CONSIDERAR EL NIVEL DE FERTILIDAD DEL SUELO tanto como el tipo de cultivo. Un suelo alto en K disponible necesitaría poco abono de K. La mayoría de los suelos cultivados tienden a ser bajos en N y bajos o medianos en P, pero las deficiencias de K son menos comunes. Los cacahuetes a voces reaccionan mejor al P y K restantes que a las aplicaciones directas.

• Las leguminosas como los cacahuetes, las arvejas de vaca, la soya, las judías de Mango, y los garbanzos son fijadores de N muy eficientes si son correctamente inoculados con la clase propia de la bacteria Rhizobia o si son cultivados en suelos que tienen una población natural de la propia Rhizobia. En algunos casos, no obstante, una aplicación de 1525 kg/ha de N ha dado una reacción positiva en alimentar las plantas hasta que las bacterias Rhizobia comienzan a fijar el N (como dos o tres semanas después de la emergencia de la planta). Esas reacciones son la excepción en vez de la regla y tienen más tendencia de ocurrir en suelos arenosos.

Los frijoles (Phaseolus vulgaris) no son tan eficientes en la fijación de N y pueden usar hasta 50-60 kg/ha de N.

• La capacidad de manejo del agricultor es una consideración esencial. Los agricultores no deben usar las altas tasas de abonos si no van a usar otras prácticas complementarias de mejoramiento de rendimientos.

Recomendaciones de abonos para cultivos específicos


El Maíz

La Reacción al Abono

Cuando se comienza con una base de rendimientos bajos como 1000-1500 kg/ha, los rendimientos de maíz descascarado deben aumentar por más o menos 25-50 kg por cada kg de N aplicado, hasta llegar a un rendimiento de 4000-5000 kg/ha. Con tasas de aplicación más altas, la relación de esta reacción generalmente aminora. Estos aumentos de rendimientos se pueden obtener si:

• Los otros alimentos como el P y K son suplidos cuando se necesitan, el contenido de humedad del suelo es adecuado, se usa una variedad responsiva, y no haya factores limitantes serios como los insectos, las enfermedades, las malezas, el valor pH, el drenaje, etc.

• Los abonos son aplicados correctamente y en la propia apoca.

Si la reacción baja del nivel de 25-30, ésto significa la presencia de uno o más factores limitantes serios, o que se usó una tasa muy alta de N.

El Cuadro 8 puede ser usado como una guía, pero siempre que sea posible se deben tomar muestras del suelo. Las investigaciones han mostrado que el maíz puede usar eficientemente el P colocado localmente (en banda, semi-círculo, o hueco) hasta un nivel de 50-60 kg/ha de P2O5.

Los Micro-Nutrimentos: Con la excepción del zinc, el maíz no es muy susceptible a las deficiencias de los micronutrimentos.

Se puede confirmar la deficiencia del zinc con un rocío de 20 plantas con una solución de una cucharada (15 cc) de sulfato de zinc en cuatro litros de agua con 5 cc de jabón liquido como agente de humectación. Si el zinc es el único nutrimento que falta, las hadas nuevas tendrán un color verde normal cuando emergen.

Cuadro 9

Fuente del Zinc
% de Zinc
Cantidad Requerida
Método de Aplicación
Sulfato de Zinc Monohidrato
23%
8-12 kg/ha (libras/acre)
mezclado con el abono de la siembra y colocado localmente
Sulfato de Zinc Heptahidrato
35%
6-9 kg/ha (libras/acre)
mezclado con el abono de la siembra y colocado localmente
Oxido de Zinc
78%
2.5-4 kg/ha (libras/acre)
mezclado con el abono de la siembra y colocado localmente
Sulfato de Zinc
23%, 35%
350-500 gramos/100 litros de agua más el agente de humectación
Foliar; rocíe las hojas; puede causar la quemadura de las hojas bajo ciertas condiciones.
El Sorgo

La reacción al abono: El sorgo tiene una reacción al abono semejante a la del maíz si la humedad es adecuada y si se usan las variedades mejoradas. Como siempre, el agricultor debe tomar un ensayo del suelo primero y no depender de las recomendaciones generales.

Los requerimientos de nutrimentos son semejantes a los del maíz, con la excepción que el sorgo es muy susceptible a las deficiencias de hierro. Las deficiencias de hierro casi nunca reaccionan bien al hierro aplicado al suelo si no son tipos especiales quelatos (orgánicos y más costosos) que evitan la separación del hierro. Las deficiencias se deben tratar con un rocío a las plantas de una solución de 2-2.5 kg de sulfato ferroso disuelto en 100 litros de agua con suficiente agente de humectación para asegurar una cobertura uniforme de las hojas. Comienze a rociar en cuanto aparezcan los síntomas; en suelos muy deficientes la planta puede necesitar varias aplicaciones durante la estación de crecimiento .

Las semillas y las plantas semilleros del sorgo son más sensibles a la quemadura por abanos que el maíz. Si se va a hacer más de una cosecha por sembrada, todo el P y K se debe aplicar durante la sembrada Junto con 30-50 kg/ha de N. Otra dosis de 30-50 kg/ha de N debe ser aplicada como 30 días después. Como 25-30 días después de la palmera cosecha, ponga otra aplicación de 30-50 kg/ha.

El Mijo

La reacción a los abonos: La baja humedad del suelo es el mayor factor limitante de la reacción a los abonos. Las variedades tradicionales son menos responsivas. Las investigaciones en India por ISCRASAT mostraron que las variedades mejoradas del mijo perla reaccionaban a tasas de N tan altas como 160 kg/hectárea bajo condiciones de humedad adecuada, pero que los tipos tradicionales Jamás respondieron bien a tasas más de 40-80 kg/hectárea. Las tasas de N-P-K en el Cuadro 8 se pueden usar para guiarse, tomando en cuenta los factores de 1a humedad y de las variedades.

Los Cacahuetes

La Reacción a los Abonos: Los cacahuetes tienen reacciones a los abonos bastante difíciles de pronosticar y con frecuencia reaccionan mejor a la fertilidad residuo de aplicaciones anteriores de los otros cultivos de la rotación.

El Nitrógeno y los Nódulos: Si el tipo correcto de la bacteria Rhizobia está presente, los cacahuetes normalmente pueden satisfacer sus propios requerimientos de N. Hay dos excepciones:

• Si las porciones del campo que tienen un desagüe inadecuado quedan saturadas en agua temporalmente, la Rhizobia se puede morir y las plantas comienzan a amarillentarse. Una aplicación de 20-40 kg/ha de N puede ser necesaria para ayudar a las plantas hasta que la bacteria se restablezca después de varias semanas.

• En algunos casos (principalmente en suelos arenosos de color claro) 20-30 kg/ha de N aplicado durante la siembra parece ayudar a que las plantas se establezcan hasta que la Rhizobia comiencen a fijar el N como tres semanas después de la emergencia. Esta aplicación no es recomendada.

Para verificar la nodulación correcta, quite cuidadosamente las raíces de las plantas de tres semanas de crecimiento y busque las agrupaciones de nódulos gruesos (hasta el tamaño de guisantes pequeños, especialmente alrededor de la raíz columnar. Abra unos, si están rojizos por dentro, ésa es la seña de que están fijando activamente el nitrógeno.

La inoculación de la semilla normalmente no es necesario si los cacahuetes son sembrados en campos donde anteriormente se han cultivado dentro de los últimos tres años los cacahuetes, los frijoles de vaca, los porotos de manteca, las judías de Mango, o la crotalaria. El inoculante comercial es un polvo seco oscuro que contiene la Rhizobia viva y viene en un paquete cerrado. La semilla se pone en un envase y se moja con agua para ayudar a que el inoculante se le pegue (el añadido de un poco de melaza ayuda también). La cantidad correcta del inoculante se mezcla con la semilla, la cual se siembra dentro de unas horas. El exponer la semilla al sol puede matar la bacteria.

El Fósforo y el Potasio: Porque los cacahuetes tienen una capacidad muy buena de utilizar los abonos residuos de los cultivos anteriores, no responden bien a las aplicaciones directas de P y K si los niveles no son bajos. De hecho, hay pruebas de que los niveles altos de K en la zona de las vainas pueden aumentar el número de granos vacíos a causa de los niveles disminuidos de calcio disponible.

El Calcio: Los cacahuetes son uno de los pocos cultivos que tienen un requerimiento alto de Ca. El color de un verde claro y el porcentaje alto de granos vacíos pueden ser indicaciones de una deficiencia de Ca. El calcio no se mueve de la planta a las vainas; al contrario, cada vaina tiene que absorber su propio requerimiento.

El yeso, (el sulfato de calcio) se usa para suplir el Ca a los cacahuetes porque es mucho más soluble que la cal y no tiene efecto sobre el valor pH del suelo (el uso del cal para proveer Ca puede subir el valor pH a niveles demasiado altos muy fácilmente). La aplicación acostumbrada en donde existen deficiencias es 600-800 kg/ha de yeso seco aplicado sobre el centro de la hilera del cultivo (éste no "quema") en una banda de 40-45 cm de ancho a cualquier tiempo desde la siembra hasta la floración. El yeso también provee el azufre.

Los micro-nutrimentos: El boro y el manganeso son las deficiencias más probables (vea el Cuadro 5). El boro puede ser tóxico si es aplicado a tasas mucho más altas que las que se detallan en el Cuadro 10, especialmente cuando se aplica en bandas.

Los frijoles (Los Porotos)

El nitrógeno: Los porotos son menos eficientes en la fijación de N que los cacahuetes o las arvejas de vaca y las tasas recomendadas de N usualmente varían entre 40-80 kg/ha N. En un ensayo del CIAT en 1974 en Colombia, 40 kg/ha de N aumentó los rendimientos a 1450 kg/ha en comparación con 960 kg/ha sin N. Se descubrió que los abonos nitrogenados que forman ácidos, como el urea y el sulfato amoníaco podían aumentar la posibilidad de la toxicidad de aluminio y manganeso si se aplicaban en bandas cerca de las hileras en suelos muy ácidos. Fue recomendado que el N fuera esparcido más en estos casos.

El Fósforo: Los porotos tienen un requerimiento alto de P, y ésto con frecuencia es el nutritivo mayor limitante, especialmente en los suelos con mucha capacidad de separaración del P. Un ensayo de 1974 del CIAT en esa clase de suelo resultó en rendimientos de 700 kg/ha sin P y 1800 kg/ha cuando 200 kg/ha de P2O5 fue aplicado en una banda al lado de la hilera. Estas (asas altas de P pueden ser necesarias en suelos con problemas serios de la separación de P. Bajo tales condiciones, se necesitaría 10 veces esta cantidad para producir el mismo efecto si fuera regado.

Las deficiencias de Potasio son raras en los porotos.

La deficiencia de Magnesio puede ocurrir en suelos muy ácidos o en esos que tienen altos contenidos de Ca y K. Se puede controlar con la aplicación terrestre de 100-200 kg/ha de sulfato de magnesio o 20-30 kg/ha del óxido magnésico. Si el suelo necesita encalado, se debería usar la piedra calcárea de dolomita (20-45 por ciento Mg) para resolver el problema. La piedra calcárea de dolomita y el óxido magnésico deben ser esparcidos y arados antes de la sembradura. El sulfato de magnesio (sales Epsom) puede ser aplicado en bandas o en aplicaciones laterales. Una aplicación foliar de un kg del sulfato de magnesio por 100 litros de agua se puede tratar sobre los cultivos ya establecidos.

Cuadro 10: Tasas Sugeridas del Boro (B) y el Manganeso (MN) Para los Cacahuetes en Suelos Deficientes

Material
% B o Mn
Cantidad Requerida
Método de Aplicación




Bórax
11% B
5-10 kg/ha
Mezclado con los polvos fungicidas para la mancha foliar o mezclado con el yeso. No coloque el boro localmente porque es dañino
Solubor
20% B
2.75 kg/ha
Para rociar las plantas
Sulfato de Manganeso
26-28% Mn
15-20 kg/ha
Para aplicar en tiras con el abono de las hileras en la siembra
Sulfato de manganeso soluble
26-28% Mn
5 kg/ha
Para rociar sobre las hojas; use un agente de humectación.
Sulfato de Manganeso
26-28% Mn
15 kg/ha
Para polvorear las plantas con el producto molido
Los Micro-Nutrimentos: Los frijoles son los más susceptibles a las deficiencias del manganeso, el zinc, y el boro (Vea el Cuadro 5). Las variedades de frijoles varían en susceptibilidad.

Las tasas del zinc: Igual a las del maíz.

El manganeso: Igual a las de los cacahuetes.

El boro: 10 kg/ha de borax aplicado en una tira con el abono de la hilera durante la sembradura o 1 kg de Solubor (20 por ciento B) por 100 litros de agua rociada sobre las plantas.

La toxicidad del Manganeso a veces es un problema en suelos muy ácidos, especialmente si el drenaje es inadecuado. Los síntomas se confunden fácilmente con los de las deficiencias de zinc y magnesio. Los frijoles también son muy sensibles a la toxicidad por aluminio que ocurre en valores pH menos de 5.2-5.5, y el encalado del suelo es el único control. Si la toxicidad por aluminio es severa, las plantas pueden morir poco después de la emergencia. En los casos más moderados, las hojas anteriores se ponen amarillas con orillas secas, las plantas son enanas, y los rendimientos bajan dramáticamente.

Las Arvejas de Vaca

Las arvejas de vaca con buenos nódulos no responden a las aplicaciones de N, aunque una dosis inicial de 10 kg/ha N a voces produce resultados.

El encalado


Los suelos con un valor pH menos de 5.0-5.5 (según el suelo) pueden afectar adversamente el crecimiento del cultivo en cuatro maneras:

• Las toxicidades por el aluminio, el manganeso, y el hierro: Estos tres elementos aumentan en solubilidad a medida que el valor pH baja y pueden ser tóxicos a las plantas a niveles de pH menos de 5.0-5.5. Los frijoles son especialmente sensibles a la toxicidad del aluminio, lo cual es el mayor factor limitante en algunas áreas. Muchos laboratorios de suelos rutinariamente analizan los niveles de aluminio soluble de las muestras muy ácidas. Las toxicidades por el manganeso y el hierro pueden ser serias también, pero usualmente no son un problema sino cuando también existe el factor del desagüe inadecuado.

• Los suelos muy ácidos con frecuencia son bajos en contenido del P disponible y tienen una alta capacidad de separar el P que se añade, por medio de la formación de compuestos insolubles con el hierro y el aluminio.

• Aunque los suelos muy ácidos por lo general tienen suficiente calcio para suplir los requerimientos de las plantas (con la excepción de los cacahuetes), tienden a ser bajos en magnesio y en el azufre y el molibdeno disponibles.

• El valor pH bajo suprime las actividades de muchos de los microbios del suelo beneficiosos como los que convierten el N, P, y S inasequibles a las formas útiles minerales.

El Maíz y las arvejas de vaca pueden tolerar la acidez del suelo entre los valores pH 5.0-5.5 según el contenido de aluminio soluble del suelo. El sorgo es un poco más tolerante que el maíz a la acidez del suelo. Los cacahuetes comunmente crecen bien con valores de pH tan bajos como 4.8-5.0 porque tienen buena tolerancia al aluminio. Los frijoles son los más sensibles de los cultivos de referencia relativo a la acidez del suelo, y los rendimientos por lo general sufren con valores de pH menos de 5.3-5.5.

Dónde es más común encontrar los suelos ácidos?

Los suelos en las áreas de más lluvias tienden a variar entre poco ácidos a muy ácidos por la probabilidad de que grandes cantidades del calcio y el magnesio se hayan lixiviado (colado) con las lluvias mediante el tiempo. Loe suelos de regiones más secas probablemente son alcalinos o sólo un poco ácidos porque hay menos lixiviación.

El uso continuo de abonos nitrogenados, aunque sean químicos u orgánicos inevitablemente baja el valor pH del suelo suficientemente para que requiera el encalado. El nitrato de calcio, el nitrato potásico, y el nitrato de sodio son las únicas excepciones entre los abonos nitrogenados pero frecuentemente son demasiado costosos o escasos.

Como Saber si Se Necesita Encalar

El valor pH se puede medir con bastante precisión en el mismo campo con un indicador liquido o un equipo eléctrico portable. Estos son útiles para investigaciones pero tienen dos desventajas:

Las Desventajas:

• El valor pH no es el único criterio para determinar si se necesita encalar. El contenido de aluminio soluble del suelo (que se llama aluminio "intercambiable") probablemente es aún más importante, y los equipos portables no pueden medirlo. Un suelo con un valor pH de 5.0 o aún más bajo puede ser satisfactorio para la cultivación de la mayoría de siembras si su contenido de aluminio intercambiable es bajo. Por otra parte, otro suelo con el valor pH de 5.3 puede requerir el encalado porque tiene demasiado aluminio. Sólo loe laboratorios pueden determinar el caso.

• La cantidad de cal que se necesita para subir el valor pH del suelo varia mucho según 1 tipo de suelo. Un suelo puede requerir 8-10 veces más cal que otro para conseguir los mismos valores de pH aunque los dos comiencen con el mismo valor. La cantidad de cal necesaria depende de la carga negativa del cuelo, lo cual varia con la configuración, el tipo de minerales en la arcilla, y la cantidad de humus. Sólo los laboratorios pueden resolver ésto.

El Cálculo de la Cantidad de Cal Requerida

Aunque esté usando las recomendaciones del laboratorio, o algún otro consejo, tiene que ajustar la cantidad según la fineza, la pureza, y el valor neutralizador del material que se use:

• El valor neutralizador: Sobre una base más pura, aquí damos los valores neutralizadores de cuatros materiales cálcicos:

Material
Valor Neutralizador (comparado a la piedra calcárea)
Piedra calcárea (carbonato de cal)
100 por ciento
Piedra calcárea de Dolomita (Ca + carbonato de Mg)
109 por ciento
Hidrato de cal (Hidróxido de calcio)
136 por ciento
Cal quemada (óxido de calcio)
179 por ciento
Esto quiere decir que 2000 kg de cal quemada tiene casi el mismo efecto sobre el valor pH que 3580 kg de piedra calcárea de la misma pureza (2000 kg x 1.79 = 3580 kg).

• La fineza del material afecta mucho la tasa de reacción con el suelo. Aún los materiales molidos muy finos pueden demorar entre dos y seis meses en afectar el valor pH del suelo.

• La pureza: Si el material no viene con una garantía en la etiqueta, es difícil saber la pureza sin hacer un análisis de laboratorio.

Como, Cuando, y Con Que Frecuencia Encalar

• El cal debe ser esparcido de manera uniforme por todo el suelo y luego mezclado completamente dentro de la capa superior de 15-20 cm con el arado o la asada.

• El gradar sólo mueve el material como la media parte de esa distancia. Se debe usar un arado de discos o de reja, no un arado de madera o de cincel. Si está esparciendo el cal a mano, la cantidad se debe dividir en dos partes para que una porción se aplique a lo largo y la otra a lo ancho. Lleve una máscara porque el hidrato de cal (la cal apagada) y el cal quemado pueden causar quemaduras severas.

• Para evitar la creación de una deficiencia en magnesio, cuando sea posible se debe usar una forma de material calcáreo dolomita.

• Los materiales calcáreos se deben aplicar por lo menos de dos a seis meses antes de la siembra, especialmente si el material no está molido muy bien.

• Se puede necesitar un encalado cada dos o cinco años en ciertos suelos, especialmente si se usan tasas muy altas de los abonos nitrogenados, el estiércol, o las coberturas orgánicas. Los suelos arenosos necesitan encalados más frecuentemente que los arcillosos porque tienen menos capacidad tamponada, pero los suelos arenosos requieren tasas más bajas.

NO ENCALE DEMASIADO!

• Nunca suba el valor de pH del suelo a más de 6.5 cuando encala.
• Nunca suba el valor pH por más de una unidad completa (por ejemplo de 4.6 a 5.6, etc. Sólo es necesario subir el pH hasta 5.5-6.0 para obtener buenos rendimientos de un cultivo sensible al aluminio como el frijol.

Por varias razones, el encalado excesivo puede ser peor que la falta de encalado:

• Si se eleva el valor pH del suelo a más de 6.5 se aumentan las probabilidades de deficiencias en los micro-nutrimentos, especialmente el hierro, el manganeso, y el zinc; el molibdeno es la excepción.

• El fósforo disponible comienza a declinar cuando el valor pH se sube mucho mas de 6.5 a causa de la formación de compuestos relativamente insolubles de calcio y magnesio.

• El encalado estimula la actividad de los microbios del suelo y aumenta las pérdidas de la materia orgánica del suelo por medio de la descomposición.


El manejo del agua


Los Requerimientos de Agua de los Cultivos de Referencia

Las diferencias relativas: El mijo tiene la mejor resistencia a las sequías de los tres cereales, seguido por el sorgo, y el maíz. Entre las leguminosas, las arvejas de vaca y los cacahuetes son superiores a los frijoles comúnes (el poroto) en este respeto.

Los Períodos de Demanda Critica: El periodo critico de demanda de agua para todos los cultivos de referencia en términos de ambos el uso máximo y el efecto sobre los rendimientos ocurre desde el periodo de la floración hasta la etapa de los granos de masa suave. En condiciones de humedad baja y calor intenso, el uso de agua total (la evaporación por el suelo y la transpiración por las plantas) puede subir a 9-10 mm diarios durante la floración y el llenado del grano.

El efecto de la carencia de agua sobre los rendimientos: Los cultivos con frecuencia pueden sobrevivir los efectos de la carencia de agua que ocurre temprano en el ciclo de crecimiento, pero los rendimientos pueden aminorarse mucho si ocurre durante la floración y el llenado del grano. En el caso del maíz uno o dos días de marchitez durante el periodo de la formación de borlas puede bajar los rendimientos hasta 22 por ciento, y seis a ocho días de marchitez acorta los rendimientos por 50 por ciento.

Los Síntomas de la Carencia de Agua

• El maíz, el sorgo, y el mijo comienzan a enrollar sus hadas a lo largo, y las plantas se ponen de un color azul-verdoso. Las hojas inferiores con frecuencia se secan y se mueren. (Esto se llama "la quemadura" y en actualidad es una deficiencia de nitrógeno causada por la sequía.)

• Los cultivos leguminosos también cojen un color azul-verdoso y las hojas se marchitan a medida que la carencia aumenta. También puede ocurrir la "quemadura".

Los factores que influyen la probabilidad de la carencia de agua:

• La modalidad y la cantidad de las lluvias: Vea la sección sobre las lluvias en Capítulo 2.

• La configuración del suelo: Esto tiene una gran influencia sobre la capacidad de retención de agua del suelo. Las margas y los suelos arcillosos pueden retener el doble de agua por pie de profundidad que los suelos arenosos.

• La profundidad del suelo: Los suelos profundos pueden absorber más agua que los superficiales y permiten sistemas radicales de más profundidad.

• El declive del suelo: Mucha agua se puede perder por. el desagüe de suelos con mucho declive.

• La temperatura, la humedad, y el viento: La tasa del uso de humedad del cultivo y las pérdidas de agua por medio de la evaporación del suelo aumentan a medida que suben las temperaturas y los vientos.

Mantener Archivos Sobre las Normas de Lluvias

Puesto que la cantidad y la distribución de las lluvias tienen tanto efecto sobre los rendimientos, es muy útil mantener archivos sobre las normas pluviales en varias áreas de su trabajo. Los agricultores clientes más progresivos deberían mantener sus propios archivos.

El Cálculo de las lluvias: Los aguaceros que producen menos de 6 mm usualmente contribuyen poca humedad para el cultivo porque no penetran el suelo muy profundamente y se evaporan rápidamente. Por ejemplo, 5 mm de lluvia penetra sólo como 20 mm en suelos secos arcillosos y 40 mm en suelos secos y arenosos.

Como Mejorar la Eficiencia del Uso de Agua

En los lugares de estaciones pluviales cortas, el uso de las variedades de maduración precoz es una práctica valiosa. Las fechas de las sembraduras se deben calcular para que los períodos más probables de carencia de agua no coincidan con las etapas criticas del crecimiento del cultivo, como la polinización. Un estudio en Kenya mostró una aminoración de 5-6 por ciento por cada día de demora de la siembra después del comienzo de las lluvias (en un área de estación corta). En los lugares que tienen estaciones pluviales de un largo adecuado, pero con períodos de carencia de agua, algunos servicios de extensión recomiendan la sembradura de dos o más variedades con diferentes maduraciones para evitar el riesgo de una falla completa de los cultivos.

En colinas, las medidas de conservación del suelo, como los terraplenos, o los sistemas de zanjas y lomas definitivamente mejoran la retención de agua además de reducir la pérdida de tierras. El control de malezas ambos durante el cultivo y entre cultivos aminora el uso de agua. En las áreas semi-áridas como el Sahel, se debe evitar el arado profundo si el sub-suelo es húmedo. El uso de abonos aumenta la eficiencia del uso de agua porque fomenta sistemas radicales más profundas. A pesar de ésto, los cultivos no pueden utilizar tanto abono (especialmente el N) cuando el agua es un factor limitante.

Las poblaciones óptimas de plantas por lo general son más bajas en condiciones de poca lluvia y con la probabilidad de la carencia de agua.

La cobertura del suelo con una capa de 5.0-7.5 cm de residuos de cultivos puede aumentar los rendimientos significativamente en las áreas más secas.

Pautas para Mejorar la Eficiencia del Uso de Agua Bajo el Riego en Canales

Para evitar una carencia del riego, el suelo se debe pre-regar hasta el nivel potencial del desarrollo de las raíces antes de la siembra del cultivo. La humedad guardada en el sub-suelo normalmente está protegida de las pérdidas por evaporación, con la excepción de los suelos que se rajan cuando se secan. Las pérdidas por la lixiviación son omisibles si la cantidad correcta de agua es aplicada, puesto que sólo el exceso de agua es colado hacia abajo por la fuerza de la gravedad - el resto es absorbido por los poros del suelo.

El riego frecuente y poco profundo se debe evitar porque aumenta las pérdidas por evaporación y limita la profundidad de las raíces. El riego superficial fomenta la colección de sales dañinas en climas secos, y el riego frecuente favorece el crecimiento de enfermedades fungóides y bacterianas. A pesar de ésto, el riego tiene que ser bastante frecuente en las primeras etapas del crecimiento del cultivo hasta que las plantas hayan podido bajar suficientes raíces.